Las sales, además de ofrecer en sí mismas una gran variedad de propiedades terapéuticas, tienen el beneficio agregado de la hidroterapia, que combinados pueden resultar un verdadero bálsamo, no sólo para el cuerpo, sino también para el alma .

Sus propiedades en oligoelementos como el calcio, potasio, magnesio, hierro, cobre o zinc, constituyen un verdadero secreto de belleza para atenuar el cansancio o tensión diarias y para desintoxicar, mineralizar e hidratar la piel. Además, equilibran los puntos débiles y activan la energía del cuerpo.

(más…)