En muchas ocasiones hemos hablado de lo beneficiosa que es la miel para nuestra salud e incluso hemos compartido algunas recetas que nos permiten aprovechar sus propiedades para la belleza.

miel11

Sin embargo, hoy queremos retomar el tema con un estudio más reciente, con el que los científicos han podido demostrar que la miel es el mejor antibiótico natural, incluso más eficiente que algunos antibióticos convencionales utilizados en tratamientos de infecciones.

¿Por qué se afirma que la miel es el mejor antibiótico natural?

(más…)

 

Cada abeja obrera recorre durante sus escasos 50 días de vida aproximadamente 40 kilómetros, en los cerca de doscientos mil vuelos que lleva a a cabo, a una velocidad media de 22 km/h. En sus constantes expediciones visita unas 7.200 flores para fabricar 5 gramos de miel.

abejas1

Eso significa que, para reunir un kilo de este delicioso y nutritivo néctar, hacen falta 1.440.000 flores y la colaboración de 200 obreras.

No es una tarea excesiva, si se tiene en cuenta que en una colmena suelen vivir entre 30.000 y 60.000 individuos, dado que la reina puede llegar a poner 3.000 huevos en un solo día.

La actividad anual de las abejas melíferas de una misma colonia alcanza una producción media de entre 20 y 30 kilos de miel. El producto fabricado a partir del néctar de las flores puede ser monofloral, si es de una sola variedad de flor –azahar, romero, lavanda–, o multifloral, de varias especies.

La miel de las abejas se usaba en el antiguo Egipto y en Grecia para embalsamar a los muertos, ya que este producto contiene sustancias bactericidas y conserva de la putrefacción los jugos de las plantas, las raíces, las flores, las frutas y hasta la carne.

A su vez, el veneno de abeja es 500.000 veces más fuerte que cualquier antibiótico conocido.

Fuente muyinteresante.es

 

Las abejas atraviesan un momento difícil, los pesticidas y fungicidas están acabando con ellas y de no tomar medidas al respecto, las consecuencias podrían ser devastadoras.

Los apicultores franceses se han visto en aprietos al encontrar que sus abejas han estado produciendo miel de colores antinaturales, fenómeno que ha sucedido desde agosto.

miel-azul-588x257

Los apicultores en la región de Alsacia han visto a las abejas regresar a sus colmenas cargando sustancias no identificadas de colores vívidos, las cuales han resultado en la creación de una miel de extraño colorido. Basándose en estos resultados, comenzaron una investigación para denominar qué era lo que estos insectos ingerían.

Su búsqueda los llevó a una planta de biogás a 4 km de distancia, en donde se procesan los desperdicios de una fábrica de Mars, empresa estadounidense que produce los dulces M&Ms, entre otros productos. Esa miel no es apta para venderse ya que debido a los químicos que contiene pierde sus propiedades benéficas.

El lote de miel contaminada crea problemas financieros entre los apicultores de la región. Agrivaior, la compañía de biogás ya esta tomando medidas para evitar la contaminación futura en la miel. Francia es uno de los mayores productores de miel en la Unión Europea, produciendo 18,330 toneladas al año.

Fuente Muyinteresante.com.mx

 

mielLa miel podría ser una solución para el grave problema creciente de la resistencia bacteriana a los antibióticos, según anuncia un grupo de investigadores.

Los profesionales médicos a veces utilizan con éxito la miel como un apósito tópico, pero podría jugar un papel más importante en la lucha contra las infecciones, tal y como han detectado los autores de un nuevo estudio que presentarán en la 247 Reunión Nacional de la Sociedad Química Americana, que se celebra en Dallas, Estados Unidos.

“La propiedad única de la miel se encuentra en su capacidad para combatir infecciones a varios niveles, lo que hace más difícil que las bacterias desarrollen resistencia –subraya la líder del estudio, Susan M. Meschwitz–.

Es decir, utiliza una combinación de armas, como el peróxido de hidrógeno, la acidez, su efecto osmótico, la alta concentración de azúcar y los polifenoles, que matan activamente las células bacterianas”.

El efecto osmótico, que es el resultado de la alta concentración de azúcar en la miel, extrae agua de las células bacterianas, deshidratándolas y matándolas.

Además, varios estudios han demostrado que la miel inhibe la formación de biopelículas o comunidades de bacterias que causan enfermedades viscosas. “La miel también puede alterar la percepción de quórum, debilitando la virulencia bacteriana, lo que hace a las bacterias más susceptibles a los antibióticos convencionales”, apunta Meschwitz.

mieles

La sensación de quórum es la forma en la que las bacterias se comunican unas con otras y puede estar implicada en la formación de biopelículas. En ciertas bacterias, este sistema de comunicación también controla la liberación de toxinas, lo que afecta a la patogenicidad de las bacterias o su capacidad para causar la enfermedad.

Meschwitz, que trabaja en la Universidad de Newport, en Rhode Island, Estados Unidos, agrega que otra ventaja de la miel es que, a diferencia de los antibióticos convencionales, no se dirige a los procesos de crecimiento esenciales de las bacterias. El problema de ese tipo de focalización, que es la base de los antibióticos convencionales, es que fomenta que las bacterias acumulen resistencia a los medicamentos.

miel-

La miel es eficaz porque está llena de polifenoles saludables o antioxidantes, entre los que están los ácidos fenólicos, el ácido cafeico, el ácido p-cumárico y el ácido elágico, según Meschwitz.

“Varios estudios han demostrado una correlación entre las actividades antioxidantes y antimicrobianas no peróxidas y la presencia de compuestos fenólicos de la miel”, agrega.

Un gran número de estudios de laboratorio y clínicos han confirmado las propiedades antibacterianas de amplio espectro, antifúngicas y antivirales de la miel, insiste Meschwitz.

“Hemos llevado a cabo pruebas de antioxidantes convencionales a base de miel para medir el nivel de actividad antioxidante”, explica esta investigadora. “Hemos separado e identificado los diversos compuestos polifenólicos antioxidantes. En nuestros estudios antibacterianos, hemos estado probando la actividad de la miel contra ‘E. Coli’, ‘Staphylococcus aureus’ y ‘Pseudomonas aeruginosa’, entre otros”, concluye.

Fuente  www.acs.org