Umeboshi significa «ciruela deshidratada». La umé es en realidad una variedad de albaricoque originaria del Japón, aunque popularmente se la considera una ciruela. Es muy apreciada en las dietas orientales y la macrobiótica la utiliza para activar el sistema digestivo, mejorar los resfriados y aportar energía al organismo.

Umeboshi-blog-main-620x330

Se recogen los frutos frescos y se secan al sol sobre esterillas de arroz durante varios días. Posteriormente se fermentan con sal y hojas de shiso varios meses, lo que incrementa el ácido cítrico, uno de sus principales componentes beneficiosos para la salud. Se comercializan en frascos de vidrio, en pasta para consumir a modo de paté o en píldoras elaboradas con extracto.

Las ciruelas umeboshi contienen el doble de proteínas, minerales y grasas que otras frutas y son especialmente ricas en minerales como el calcio, el hierro, el fósforo y el potasio.

Consumir dos ciruelas umeboshi al día ayuda a neutralizar la acidez y a mantener un pH adecuado en la sangre. Se atribuye al ácido cítrico, que por un parte facilita la absorción intestinal de los minerales alcalinos de la propia fruta y, por otra, descompone el ácido láctico y evita que se acumule en la sangre y los tejidos.

Estas ciruelas también estimulan el funcionamiento del hígado y aceleran el movimiento peristáltico de los intestinos, dos acciones que ayudan a eliminar las toxinas y a evitar el estreñimiento.

Entre sus indicaciones se hallan asimismo las siguientes:

Falta de apetito.Estimulan la secreción de jugos gástricos y, en consecuencia, el apetito.

ume3

Fatiga y falta de energía. La eliminación de los residuos metabólicos que acidifican el organismo conlleva una agradable sensación de bienestar y un aumento de la vitalidad.

Colesterol alto. Al mejorar la función hepática disminuye el colesterol LDL en la sangre.

Mal aliento. Reducen las fermentaciones bucales e intestinales que causan el problema.

Envejecimiento precoz. Aportan antioxidantes que previenen el deterioro celular.

Mareos y vómitos. Tanto las náuseas de la mujer embarazada como los mareos sin causa aparente pueden prevenirse ingiriendo una ciruela umeboshi en cada comida.

Cómo se toman

Se toman las ciruelas directamente en ayunas o durante las comidas, masticándolas lentamente o desmenuzándolas y mezclándolas con arroz o verduras.

Para el cansancio ocasional es ideal tomar un té bancha o kukicha en el que haya estado en remojo una umeboshi unos minutos.

Fuente cuerpomente.com

Deje su comentario

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.