La ciruela umeboshi (que significa ciruela seca) es una ciruela que se recoge antes de su maduración completa, se seca al sol y luego se fermenta con sal y hojas de shiso (son unas hojas de color rojo que se parecen a una ortiga, ricas en hierro y que le dan a la ume su color característico), entre 6 meses y 7 años.

El resultado de este proceso es una ciruela pequeñita, arrugada, rosa, y con sabor ácido y salado. Es muy utilizada como alimento medicinal aunque también se le pueden dar otros usos. Se encuentra en forma de ciruela, pero también como pasta (ciruelas machacadas), en forma de bolitas, y como vinagre (líquido restante del proceso de fermentación).

Su carácter polar hace que la ciruela umeboshi sea muy versátil; su parte ácida sirve para neutralizar el exceso de yang (carne, huevos, proteína, sal refinada) y su parte salada para neutralizar el exceso de yin (azúcar, lácteos blandos, refinados, café, alcohol, etc.) Además en el proceso de fermentación se produce ácido cítrico, que el cuerpo lo usa para descomponer el ácido láctico (que en exceso produce cansancio y fatiga) en agua y dióxido de carbono.

Es por esto que la ciruela umeboshi se puede usar en numerosas ocasiones:

* Es uno de los alimentos con mayor poder alcalinizante que existe.
* Tiene propiedades antibióticas deteniendo el crecimiento de bacterias.

* Para las intoxicaciones alimentarias.
* Para la diarrea o el estreñimiento ya que tonifica el intestino.

* Sus ácidos orgánicos estimulan la función hepática favoreciendo la desintoxicación tanto de toxinas alimentarias como de otro tipo.
* Ayuda a prevenir la fatiga y a recuperarnos del cansancio.

* Cuando nos mareamos en el coche.
* Como decía más arriba para neutralizar el efecto de alimentos con energía muy constructiva o muy expansiva.

Su forma de uso es variada:

En algunos remedios medicinales, donde generalmente se mezcla con kuzu (almidón de una raíz volcánica) y a veces también con shoyu.
Mezclada con el cereal o la verdura.

Para elaborar aliños.
Disuelta (poca cantidad) en medio vaso de agua templada para tomarla por la mañana.

La forma en bolitas se mete directamente en la boca hasta que se deshacen y es reconstituyente.
Hervidas en agua durante media hora para preparar un té.

Es un alimento que merece la pena tener en la despensa y llevarnos de viaje en alguna de sus formas, ya que nos puede resultar de gran utilidad.

Fuente bioecoactual.com

Deje su comentario

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.