21 de junio … La noche del Solsticio de Verano.

El sol había encargado al murciélago que llevara a la luna una bolsa con oscuridad.

En el camino, el murciélago paró a beber agua, dejó la bolsa en el suelo y unos animales curiosos la abrieron y la oscuridad se escapó.

El sol obligó entonces al murciélago a vivir en la noche hasta que hubiera recogido de nuevo la oscuridad que había perdido.

Solamente una noche al año el murciélago y el sol se volverían a encontrar: la noche del solsticio de verano.

Leyenda de las tribus Komo de Sierra Leona, África.

¡ Que tengáis un feliz y plácido solsticio !

Deje su comentario

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.