cerebroLas últimas investigaciones sobre biología del desarrollo (la rama de la biología que estudia el desarrollo embrionario) han descubierto algo sorprendente: las células nerviosas del intestino proceden de la misma capa germinal que las del cerebro.

Esto significa que, durante el desarrollo del embrión, desde el sistema nervioso central se dividen células nerviosas que migran al vientre y forman en los intestinos un segundo sistema nervioso, al que se denomina sistema nervioso entérico.

Evidentemente, el intestino y el cerebro están muy separados en los adultos, pero se mantienen comunicados de forma permanente a través del nervio vago (o nervio neumogástrico), que es el décimo (X) par craneal de los 12 existentes.

Al igual que el cerebro, el intestino también contiene neuronas, alrededor de 200 millones, y allí se encuentran los principales neurotransmisores del cerebro (serotonina, acetilcolina, noradrenalina, GABA…).

El ejemplo más llamativo es el de la serotonina, un neurotransmisor que influye en los estados de ánimo y que es liberado en un 95%… ¡por las células nerviosas del intestino!

salud-digestiva

Pero muchos otros neurotransmisores están implicados, según el gastroenterólogo francés Michel Delvaux, que habla de “sensibilidad visceral” en su obra del mismo nombre.

El descubrimiento de la relación existente entre el cerebro y los intestinos es tan revolucionario que ha dado lugar a una nueva disciplina: la neurogastroenterología.

Michael Gershon, profesor de Anatomía y Biología celular de la Universidad de Columbia en Estados Unidos, se refirió a los intestinos como el segundo cerebro en el famoso libro “The Second Brain” (El segundo cerebro), publicado en 1999.

2cerebroSegún Michael Gershon, “el cerebro intestinal sería capaz de recordar; participaría en la fase del sueño en la que se produce la serotonina y aparentemente representaría la matriz biológica del inconsciente.”

Digerir las emociones

Según la psicología biodinámica creada por la noruega Gerda Boyesen (1922-2005), cada órgano posee dos funciones: una fisiológica y otra emocional.

Se trata de uno de los principios de la medicina china: por ejemplo, el corazón es la bomba del sistema circulatorio y el órgano que otorga la capacidad de amar. Con respecto al intestino, sus dos funciones se definen de la siguiente manera:

Función fisiológica: el peristaltismo es la actividad del intestino que permite digerir el bolo alimenticio.

Función emocional: el psicoperistaltismo es una actividad paralela que permite digerir los residuos metabólicos de los conflictos emocionales (adrenalina, noradrenalina, etc.).

El psicoperistaltismo es por tanto un medio para regular de manera natural conflictos emocionales.

Cuando estamos muy estresados, esta autorregulación que se produce en los momentos de descanso, mientras dormimos y con ayuda del sueño, ya no se puede realizar.

vagusSe reprimen los conflictos y el organismo se “blinda”, poniéndose una coraza. Es necesario entonces reestimular el psicoperistaltismo mediante un masaje llamado “biodinámico” para permitir la “digestión de las emociones”.

Otras investigaciones actuales tratan de establecer cómo el segundo cerebro interviene en la respuesta inmune del organismo, dado que el 70% de nuestro sistema inmunológico se centra en el intestino para expulsar y matar a sus invasores.

En resumen, los síntomas intestinales pueden reflejar la personalidad y los conflictos psíquicos. Lo que es bueno para un cerebro, lo es también para el intestino, o mejor dicho, para el cerebro abdominal.

Como dice el Dr. Jean Seignalet “la limpieza intestinal sería para el cerebro del bajo vientre algo así como una cura de sueño para el sistema nervioso central”.

Bibliografía:

(1) « Sensibilité viscérale: comprendre, diagnostiquer et traiter la dyspepsie et le syndrome de l’intestin irritable », Michel Delvaux. Editions Springer (2002).

(2) “The Second brain”, Michael D. Gershon. Ed. Harper, 1999.

(3) Hygiène intestinale – Irrigation du côlon, Ch. Arizi, Fr. Gross, J.T Blain, Axiomes, 1997.

18 Respuestas en “El segundo cerebro también condiciona nuestra salud”


  1. Consu Lopez comenta:

    Consu Lopez liked this on Facebook.


  2. Paqui González comenta:

    Paqui González liked this on Facebook.


  3. Diana FGez comenta:

    Diana FGez liked this on Facebook.


  4. Montse León comenta:

    Montse León liked this on Facebook.


  5. Conxi Ortuño Tena comenta:

    Conxi Ortuño Tena liked this on Facebook.


  6. Carmen Rangel Gallardo comenta:

    Carmen Rangel Gallardo liked this on Facebook.


  7. Sandra Davila comenta:

    Sandra Davila liked this on Facebook.


  8. Maria Carmen Marquina Perez comenta:

    Maria Carmen Marquina Perez liked this on Facebook.


  9. Montse Palomino Pastor comenta:

    Montse Palomino Pastor liked this on Facebook.


  10. Mary Novas comenta:

    Mary Novas liked this on Facebook.


  11. Rocio Gómez comenta:

    Rocio Gómez liked this on Facebook.


  12. Margarita Arguelles Martinez comenta:

    Margarita Arguelles Martinez liked this on Facebook.


  13. RAPAZonline comenta:

    RAPAZonline liked this on Facebook.


  14. Manoli Quero Redondo comenta:

    Manoli Quero Redondo liked this on Facebook.


  15. Nieves Gutierrez comenta:

    Nieves Gutierrez liked this on Facebook.


  16. Jessica Delgado Luque comenta:

    Jessica Delgado Luque liked this on Facebook.


  17. Sandra Sánchez comenta:

    Sandra Sánchez liked this on Facebook.


  18. Maite Maite Maite comenta:

    Maite Maite Maite liked this on Facebook.

Deje su comentario

He leído y acepto la Cláusula de Consentimiento*