Aprender a tomar el Sol  con precaución.El sol es una incomparable fuente de beneficios naturales, indispensable para la salud y el resplandor cutáneo.

De hecho, ayuda en la formación de vitamina D, indispensable para la fijación del calcio  y aporta beneficios terapéuticos en diversas enfermedades como la Osteoporosis.

Algunos investigadores aseguran que la exposición al sol refuerza el sistema inmunitario, por lo que el organismo es más resistente a las infecciones.

La luz del sol resulta también imprescindible en la regulación de la secreción de hormonas y neurotransmisores.
También estimula el metabolismo y la circulación de la sangre.

Además las radiaciones solares pueden también tener un efecto óptimo sobre ciertas enfermedades de la piel como la psoriasis y el acné.

Sin embargo las radiaciones solares ultravioleta (UV) son cada vez más dañinas para la piel debido al deterioro de la capa de ozono;  no sólo afecta a la estética cutánea como manchas, arrugas, fotoenvejecimiento y sequedad de la piel, sino que además puede llegar a producir melanomas , fotoalergias, lesiones oculares, etc.  

El grado de estas radiaciones solares, el tipo de piel que las recibe y la protección utilizada son factores que influyen en que cada persona sufra distintos daños en la dermis.

Para conseguir los beneficios del sol y prevenir los efectos dañinos debemos protegernos adecuadamente.

(más…)