meditarMillones de personas dedican cada día un rato de su vida a la meditación, buscan un espacio tranquilo y juegan a dejar su mente en blanco y a controlar la respiración.

Para practicar estos ejercicios existen dos estrategias muy distintas.

Por un lado están los que meditan y enfocan todo su pensamiento en algo muy concreto, como su propia respiración, y por otro los que dejan su mente vagar más libremente, tratando de no centrarse en nada o de alcanzar lo que algunas religiones llaman “conciencia plena”.

El equipo de Svend Davanger, de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología (NTNU) , ha dirigido un estudio con 14 sujetos expertos en meditación a los que han realizado escáneres de resonancia magnética funcional.

Lo que muestran los resultados, publicados en la revista Frontiers in Human Neuroscience, es que el cerebro se comporta justo de la manera en que los científicos no esperaban: cuando el sujeto está muy concentrado hay menos actividad cerebral que cuando el sujeto deja su mente vagar.

El proceso se aprecia muy bien en la imagen que tenéis a continuación. Las resonancias de la izquierda representan la actividad cerebral durante la meditación enfocada y las de la derecha, la actividad durante la meditación en las que se deja vagar la mente.

MEDITACION

“Me sorprendió que la actividad fuera mayor cuando los pensamientos de la persona vagaban libremente que cuando se concentraba intensamente”, asegura Jian Xu, que supervisa la investigación.

 “Cuando los sujetos dejaban de hacer una actividad específica y no estaban haciendo nada especial”, añade, “se producía un aumento de la actividad en las áreas del cerebro donde procesamos ideas y sentimientos. Es como si fuera una red de descanso”.

¿Lo más sorprendente? Pues que en la actividad mental durante la meditación no enfocada el cerebro está más activo que cuando estamos simplemente descansando.

Aunque aún no se pueden sacar conclusiones, los científicos investigan si esta actividad neuronal pertenece a lo que algunos llaman “red neuronal por defecto” y tratan de entender mejor qué patrones sigue nuestro cerebro cuando nos esforzamos por dejarlo en blanco.

Referencia. Nondirective meditation activates default mode network and areas associated with memory retrieval and emotional processing (Frontiers in Human Neuroscience)

Fuente

 

medCada año, la meditación se vuelve más popular. Celebridades, hombres de negocios y otras personas importantes practican mindfulness, un tipo de meditación para combatir el estrés y la sobreestimulación de sus trabajos.

Al mismo tiempo, más y más estudios han mostrado ligas directas entre meditación y beneficios de salud.

Un estudio dirigido por investigadores de Johns Hopkins encontró que tan solo 8 semanas de entrenamiento de meditación era tan efectivo como los medicamentos utilizados para tratar depresión, ansiedad y dolor.

En Harvard, científicos que usan tecnología de mapeo neural, mostraron cómo la meditación afecta positivamente la actividad cerebral de quienes están crónicamente estresados, una condición que el Instituto Benson-Henry reporta está relacionada a más de 60% de todas las visitas de doctores.

Las escuelas también han empezado a experimentar con la práctica y a descubrir que las técnicas de meditación pueden ayudar a los estudiantes.

Cuando una escuela en New Haven, Connecticut instauró clases de meditación tres veces a la semana para los estudiantes de primer año, estudios encontraron, después de una investigación, que los estudiantes redujeron significativamente sus niveles de cortisol, una hormona del estrés, en la sangre.

(más…)

 

madre-y-niña-meditandoLas personas que sufren de enfermedades inflamatorias crónicas, como artritis reumatoide, enfermedad inflamatoria intestinal y asma – en las que el estrés psicológico juega un papel importante – se pueden beneficiar de las técnicas de meditación reflexiva y atenta, según un estudio realizado por neurocientíficos de la Universidad de Wisconsin-Madison.

La reducción del estrés en base a la reflexión, que originalmente se diseño para los pacientes con dolor crónico, consiste en centrar la atención continuamente en la respiración, las sensaciones corporales y el contenido mental, mientras se permanece sentado, se camina o se practica yoga.

Aunque el interés en la meditación como una forma de reducir el estrés ha crecido a lo largo de los años, ha habido poca evidencia sobre los beneficios específicos de la meditación reflexiva y atenta. Este fue el primer estudio diseñado para controlar otros mecanismos terapéuticos, tales como la interacción social de apoyo, la instrucción de expertos, o el aprendizaje de nuevas habilidades.

El estudio comparó dos métodos para reducir el estrés: un enfoque basado en la meditación reflexiva y atenta, y un programa diseñado para mejorar la salud de maneras no relacionadas con la reflexión atenta.

El grupo de comparación participó en el Programa de Mejoramiento de la Salud, que consistió en educación nutricional; en actividad física, como caminar, mejorar el equilibrio y la agilidad, así como el fortalecimiento muscular; y la musicoterapia. El contenido del programa estaba diseñado para que coincidiera en algunos aspectos con la instrucción de la reflexión atenta.

-meditar-regla

Por ejemplo, el ejercicio físico estaba destinado para que coincidiera con la meditación en movimiento, sin el componente de la reflexión atenta. Ambos grupos tenían la misma cantidad de entrenamiento, los instructores tenían un nivel equivalente de conocimientos, y a los participantes se les requirió la misma cantidad de práctica en casa.

Por medio de una herramienta denominada Prueba de Estrés Social Trier para inducir estrés psicológico, y del uso de una crema de capsaicina para producir inflamación en la piel, los investigadores recogieron datos inmunológicos y endocrinos, antes y después del entrenamiento con los dos métodos.

Si bien ambas técnicas demostraron ser eficaces en la reducción del estrés, el enfoque de la reducción del estrés basado en la reflexión atenta fue más eficaz para reducir el estrés inducido por la inflamación.

Los resultados muestran que las intervenciones conductuales, diseñadas para reducir la reactividad emocional, son beneficiosas para las personas que sufren de enfermedades inflamatorias crónicas. El estudio también sugiere que las técnicas de reflexión atenta pueden ser más eficaces en el alivio de los síntomas inflamatorios que otras actividades que promueven el bienestar .

Fuente University of Wisconsin-Madison

 

200282755-001Una media hora diaria de meditación puede aliviar los síntomas de la ansiedad y la depresión, según un estudio que publica hoy la revista Journal of Internal Medicine, una de las publicaciones de la Sociedad Médica de Estados Unidos.

“Hay mucha gente que usa la meditación, pero no es una práctica que se considere como una terapia médica convencional”, indicó Madhav Goyal, profesor asistente en la División de Medicina Interna en la Escuela de Medicina de la Universidad John Hopkins, de Maryland.

“Pero, en nuestro estudio, la meditación aparentemente proporcionó tanto alivio de algunos de los síntomas de la ansiedad y la depresión como otros estudios han encontrado en los medicamentos antidepresivos”, añadió.

Los pacientes que participaron en el estudio no tenían ansiedad o depresión graves.
Los investigadores evaluaron el grado en el cual esos síntomas cambiaban en las personas que tenían una variedad de condiciones tales como el insomnio o la fibromialgia, aunque sólo una minoría de ellas tenían un diagnóstico de enfermedad mental.

por

Goyal y sus colegas encontraron que la llamada “meditación centrada” -una forma budista que centra la atención en el momento presente sin juicio sobre lo que ocurre- también mostró la posibilidad del alivio de algunos síntomas dolorosos.

Las conclusiones se validaron aún después de que los investigadores controlaran la posibilidad de un efecto placebo, por el cual los sujetos en un estudio se sienten mejor aun si no reciben tratamiento alguno porque perciben que se les da alguna ayuda para sus padecimientos.

yogaPara su estudio los investigadores analizaron cuarenta y siete pruebas clínicas realizadas en junio de 2013 entre 3.515 participantes y que involucraron meditación y varios aspectos de la salud mental y física, incluidas depresión, ansiedad, estrés, insomnio, abuso de sustancias, diabetes, enfermedad cardiaca, cáncer y dolores crónicos.

Los científicos encontraron pruebas de mejoría moderada en los síntomas de ansiedad, depresión y dolor después de que los participantes cursaran un programa típico de instrucción en meditación centrada.
Asimismo hallaron pruebas menores de mejoría en el estrés y la calidad de vida. En los estudios que siguieron a los participantes por seis meses las mejorías persistieron.

Goyal dijo que “mucha gente tiene esta idea de que la meditación es sentarse y no hacer nada”.

“Pero ésa no es la realidad”, agregó. “La meditación es un entrenamiento activo de la mente para aumentar la percepción de la realidad, y hay diferentes programas de meditación que buscan esto por vías distintas”.

La meditación centrada se practica, habitualmente, de 30 a 40 minutos por día, y enfatiza la aceptación de las percepciones, sentimientos y pensamientos sin juzgarlos, y un relajamiento del cuerpo y la mente.

Fuente lavanguardia.com

Beneficios neurocerebrales de la meditación

Beneficios neurocerebrales de la meditación

La meditación es más beneficiosa para nuestro cuerpo y nuestra mente, de lo que podamos llegar a creer.

Y así lo ha demostrado un reciente estudio realizado en Estados Unidos, por la Universidad de Medicina Wake Forest. El problema es que en nuestra sociedad esta muy poco valorada y arragaida.

Cualquiera puede practicar meditación, poniendo un poco de voluntad y tiempo, pero en la sociedad que vivimos, es difícil tener tiempo para esto, a pesar de los beneficios que la meditación nos aportaría.

Según el estudio que se realizó sobre 18 personas adultas que nunca habían practicado la meditación, se pudo comprobar que la realización de esta práctica, al menos durante 20 minutos al día, era capaz de aliviar los dolores.

Según dicen los expertos, tan solo con mantener la mente fija en la respiración y que esta sea profunda y constante, ya estaremos entrando de lleno en la meditación, con lo que se advierte, que esta práctica es muy sencilla de realizar.

Los efectos de la meditación en el cerebro han sorprendido a los científicos. Gracias a las grabaciones de encefalogramas, los budistas han podido demostrar que este estado de conciencia comporta la aparición de ondas cerebrales equivalentes a las de un sueño profundo 1 .

Otros estudios han demostrado que las partes del cerebro responsables de la concentración despierta también se activan. Así, el cerebro estará, al mismo tiempo, en un estado de descanso extremo y de concentración máxima… Un estado paradójico muy beneficioso.