alimentos_toxicos_perros_gatosComo dueños responsables de nuestras mascotas es ideal mantenernos informados sobre los peligros que existen en el entorno. Puede ser algo que se encuentre en casa, que nos topemos a la hora del paseo o en el parque.

Por eso siempre hay que estar bien prevenidos porque el susto puede venir de donde menos nos lo esperamos.

A continuación comparto un par de listas que incluyen alimentos y plantas tóxicos; cada una tiene ciertas indicaciones. Algunas son peligrosas para todos los perros.

Otras, como lo voy indicando, sólo son tóxicas a algunas razas o tamaños de perro; depende de la cantidad de la sustancia ingerida y el peso de can.

Alimentos tóxicos para los perros

Aguacate. Contiene persina, una toxina fungicida derivada de ácidos grasos. Puede causarle cólico, diarrea o constipación; también puede hacer que los perros desarrollen hígado graso.

Ajo. Contiene tiosulfato en pocas cantidades. Esta sustancia les produce anemia hemolítica — que es la destrucción de glóbulos rojos —; también disminuye la oxigenación de los órganos. Causa especial daño al hígado. El ajo es nocivo para perros en grandes cantidades, por lo que se recomienda mejor evitarlo o usarlo de manera controlada como desparasitante natural.

Cebolla. Como ocurre con el ajo, contiene tiosulfato, sólo que en cantidades importantes. Esto hace que la cebolla sea letal para los caninos. Aquí si debemos tomar todas las precauciones. Si un perro come cebolla constantemente y se corta, puede desangrarse. Por este ingrediente no se recomienda darle a nuestros amiguitos comida casera.

perro-enfermo (1)

Chocolate. No hay algo que llame más la atención a un perro que el chocolate. Antes de darle una probada, ¡mucho cuidado! Contiene dos sustancias, teobromina y cafeína. El metabolismo de los perros no procesa la teobromina, esto quiere decir que su cuerpo la mantiene por largo tiempo. Entre más puro o amargo sea el chocolate, más teobromina tiene.

Los niveles tóxicos para un perro van de 100mg a 200mg de teobromina por cada kilogramo del perro — entre más pequeños, más cuidado hay que tener —. Algunos síntomas son vómito, diarrea, convulsiones, hasta coma.

(más…)