Bebidas energéticas: una «bomba» en forma de ansiedad y patologias cardiacas

Bebidas energéticas: una «bomba» en forma de ansiedad y patologias cardiacas

Se anuncian como la mejor arma para revitalizar y dar energía y su empleo crece en épocas de exámenes. Sin embargo, una lata posee más del doble de cafeína que un café y si se mezclan con alcohol pueden dar lugar a temblores y arritmias .

Sus etiquetas indican que revitalizan cuerpo y mente y que tienen potentes efectos estimulantes pero, cuidado, los expertos no las consideran tan inofensivas como aseguran sus fabricantes.

Miguel Ángel Rubio, secretario de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), advierte de que «las bebidas energéticas contienen mayor cantidad calórica y de cafeína que un refresco de cola de referencia. Realmente no están diseñadas para mejorar ni el rendimiento intelectual ni el físico.

Al menos, no hay constatación científica del mismo. Simplemente representan una mayor concentración de cafeína (que es su principal ingrediente), que podría alcanzarse igualmente tomando más cantidad de refrescos de cola (con o sin azúcar) o café».

Tomar este tipo de productos sin ningún control puede resultar muy peligroso para la salud. Hay que tener en cuenta que estas bebidas contienen ciertos componentes como hidratos de carbono, proteínas y cafeína que, en un momento determinado, pueden resultar perjudiciales si el cuerpo registra una sobredosis.

Sin embargo, la cafeína no constituye el único motivo de preocupación. Otras sustancias como el ginseng, la taurina, la efedrina o el guaraná pueden suponer una auténtica bomba para el organismo.

Diversos efectos

(más…)

 

Efectos poco saludables de las bebidas energizantes

Las primeras bebidas energizantes o “energy drinks” (por su nombre en inglés), aparecieron en Europa en la década de los años 70 .

Aunque originariamente se trataron como sustancias complementarias para abastecerse de energía, en la actualidad las bebidas energéticas están siendo consumidas como cualquier refresco, sin tomar en cuenta los efectos que su consumo indebido puede ocasionar.

Si bien son preferidas por la sensación de vitalidad que el ingerirlas produce, en ocasiones su combinación con alcohol o drogas puede originar dolores de cabeza, dilatación de pupilas, vómitos, intoxicación  e hiperactividad.

Mientras sean adquiridas de forma eventual no existirían consecuencias mayores, pero si la cantidad es desproporcional nuestro sistema nervioso, el corazón y en general todo nuestro organismo quedaría dañado.

Cada vez son más los jóvenes y niños que consumen estos productos; algunos lo hacen frecuentemente, otros no, pero la gran mayoría de ellos no conoce a ciencia cierta qué efectos nocivos pueden provocar en su organismo si se abusa de ellos.

(más…)