Página siguiente »

 

El alzhéimer es una enfermedad neurodegenerativa que se caracteriza por un deterioro cognitivo y trastornos conductuales.

Las personas que lo sufren, generalmente de más de 65 años, suelen tener una pérdida de la memoria inmediata y de otras capacidades mentales.

La gran mayoría de los pacientes con alzhéimer tienen o han tenido algún familiar que la ha sufrido anteriormente.

Si es nuestro caso, podemos ayudar a prevenir esta enfermedad con algunos alimentos y suplementos naturales que presentamos a continuación.

(más…)

 

alzRecuperar los recuerdos, recuperar la memoria, es lo que ansía cada enfermo de alzhéimer. La ciencia investiga y no está lejos el día en que se encuentre remedio a una de las enfermedades más crueles.

De momento, la música puede hacer algo. Es lo que defiende la musicoterapéuta especializada en geriatría y demencias, Mónica de Castro, que la música puede  ayudar a personas con alzhéimer a recuperar recuerdos de experiencias positivas de su vida.

Un estudio, realizado en 2009, mostró como en el córtex prefrontal medial de una persona sana existe un área que se activa cuando se escucha una música conocida, provocando recordar aspectos autobiográficos. Esta área es una de las que más tarde se deteriora con el Mal de Alzheimer.

(más…)

 

cuidador alzheimerEl desconcierto es una sensación que aparece en numerosas situaciones de la vida de un cuidador de una persona con demencia.

Desconcierto, confusión, desorientación. No tienen por qué saber cómo realizar esa labor que les ha tocado pero deben aprender a buscar recursos y a saber aplicar los conocimientos que adquieren cada minuto, por su bien y por el de su ser querido.

Cuando aparecen síntomas conductuales como agitación o deambulación y síntomas psiquiátricos como alucinaciones o delirios, ponen a prueba la calma y paciencia de los cuidadores. Ante esas situaciones el desconcierto reina en sus emociones.

No saben cuánto tiempo durará, si volverá a repetirse y cuándo ni cómo deben actuar para no alimentarlo y procurar mitigarlos.

Lo primero que estos cuidadores deben saber es que es normal su sensación de desconcierto. Cualquier persona se sentiría así si se encontrara en una situación similar.

desconcierto3

Por ello, la calma es el primer paso que hay que dar, seguido de la búsqueda de ayuda para aprender a manejar ese tipo de situaciones.

(más…)

 

El Alzheimer, tipo de demencia degenerativa, es una enfermedad crónica que se manifiesta con síntomas cognitivos, problemas físicos, alteraciones emocionales y de comportamiento. Aparece un deterioro cognoscitivo continuo, gradual y progresivo en la memoria.

al

En un principio, surgen pequeñas e imperceptibles pérdidas de memoria, pero con el paso del tiempo, esta deficiencia se hace cada vez más notoria e incapacitante para el afectado, que tendrá problemas para realizar tareas cotidianas y simples, y también, otras más intelectuales, tales como hablar, comprender, leer, o escribir.

(más…)

 

la-enfermedad-de-alzheimerA lo largo de la vida, la estructura del sueño se modifica. Los pacientes ancianos tardan más tiempo en dormirse y se despiertan más fácilmente, tienen frecuentes despertares por la noche y a primera hora de la mañana, y tienden a dormir siestas durante el día.

Estos cambios pueden ocasionar menor nivel de alerta y excesiva tendencia a dormir durante el día, cambios de humor y aumento del riesgo de caídas.

Las principales causas de los trastornos del sueño en los ancianos incluyen los cambios fisiológicos del sueño, alteraciones relacionadas con otras enfermedades que afectan a este grupo de edad y sus tratamientos, trastornos primarios del sueño o la combinación de varios.

alzheimer-y-vejez-500x371En la enfermedad de Alzheimer (EA), el sueño se caracteriza por aumento de los despertares en duración y frecuencia, y aumento de las siestas diurnas, además de por disminución del sueño lento profundo (fase 3-4 del sueño no-REM) y del sueño REM.

 El insomnio es el síntoma más frecuente y puede existir en cualquiera de las etapas de la enfermedad del Alzheimer (EA).

El término “caída del sol” o sundowning describe un conjunto de síntomas que ocurren durante el atardecer en pacientes con demencia.

 Incluyen agitación, menor capacidad para mantener el nivel de atención a estímulos externos, desorganización del pensamiento y variedad de trastornos motores y alteraciones de la percepción, como ilusiones y alucinaciones, ansiedad, temor e ira.

 Aunque el sundowning no ocurre en todos los enfermos con demencia, puede acompañarse de alteración importante del ritmo del sueño. El tratamiento adecuado de los problemas del sueño nocturno puede atenuar los síntomas del sundowning.

alzheimer-comportamiento

El daño de las vías neuronales que inician y mantienen el sueño puede explicar los trastornos del sueño en la enfermedad de Alzheimer (EA), fundamentalmente la disminución de la función colinérgica, dado el papel de la acetilcolina y de sus precursores en la inducción de sueño REM.

La secreción de melatonina, que disminuye con la edad, se ha encontrado significativamente disminuida en el líquido cefalorraquídeo de pacientes con Alzheimer en comparación con controles de edad similar, lo que puede determinar las alteraciones del ritmo vigilia-sueño que frecuentemente presentan los pacientes con Alzheimer.

Además del tratamiento farmacológico, siempre es necesaria la modificación de hábitos y factores externos que alteran el ciclo normal del sueño, ya que las interacciones entre la luz ambiental, el ejercicio físico y la actividad social reglada durante el día, entre otros, influyen sobre la calidad del sueño.

Fuente knowalzheimer.com

 

AlzheimerSi ya de por si, la labor de cuidado y atención de un paciente es una tarea que puede llegar a ser agotadora, cuando se cuida a una persona con alzhéimer lo es mucho más, y si a eso se le añade que es un familiar, la carga emocional puede llegar a ser enorme.

Si al agotamiento se le une la preocupación, va a llevar al cuidador a una situación de estrés continuado, que va a traer consigo problemas para conciliar el sueño, alteraciones en el peso, fatiga e irritabilidad entre otras, y que a medio y largo plazo va a facilitar la aparición de enfermedades psicosomáticas.

Una de las mayores dificultades a las que se encuentra un cuidador suele ser su propia falta de cuidado, con tendencia a desatenderse socialmente y hasta personalmente, por dedicar todas las horas a estar  con el familiar que padece Alzheimer.

A diferencia del cuidador profesional, que cuando acaba su jornada de trabajo, se va “tranquilamente” a su casa, cuando se trata de  un familiar enfermo no se da esa “desconexión”.

Además de la propia preocupación por el paciente, el resto de familiares le presionan para que “no le pierda de vista”, en vez de  animarle para que se despeje, y poder así ofrecer una mejor atención.

El cuidador no profesional, además le queda el pesar constante de no saber si aquello que hace sirve para algo, conociendo que el Alzheimer es una enfermedad que va progresivamente deteriorando la salud física y mental del familiar.

manosDe ahí que en los últimos años se estén creando programas para cuidar al cuidador del Alzheimer, con la invención de informar y formar a los cuidadores sobre cómo realizar su labor sin poner en riesgo su propia salud.

En un reciente estudio se indica del incremento de los casos debidos a cuestiones emocionales como trastornos de depresión mayor, o trastornos de ansiedad, entre otros, pero también se producen casos de “aislamiento social” con perdida de amistades, lo que va a dificultar si cabe que el cuidador tenga una “vía de escape”.

Además de lo anterior, y es algo en lo que escasamente se trabaja desde las asociaciones de apoyo al cuidador, es preciso “reeducar” tanto al cuidador como a sus familiares sobre el sentimiento de culpa, ya que es este el que va a generar grandes tensiones familiares y en definitiva va a impedir que el cuidador se separe del paciente con Alzheimer.

La culpa “auto impuesta”, recordada constantemente por sus familiares, va a llevar al cuidador a no tener “tiempo libre” y si en algún momento lo tiene, sentirse mal por ello.

alzheimer cuidadorDe ahí que los nuevos estudios estén concediendo gran importancia a la calidad mas que a la cantidad de la asistencia que recibe un paciente con Alzheimer, donde progresivamente va a ir sufriendo el deterioro de sus habilidades. cognitivas y físicas.

Ejercicios al aire y al sol, son lo mínimo que se recomienda, además de caminar; es decir’ no hay que perder de vista la salud del cuidador, permitiéndole que tenga sus momentos de esparcimiento, para practicar un hobby o salir con los amigos ; todo lo cual no solo no va a tener ningún efecto negativo sobre el paciente, sino todo lo contrario, ya que el cuidador se sentirá renovado en sus fuerzas y asumirá su labor con mayor entereza.

El incremento del número de casos de Alzheimer en los últimos años ha dejado al descubierto una realidad que hasta ahora no se le prestaba demasiada atención, la de los cuidadores, y las consecuencias que sobre ésta tiene esa atención constante y continua al paciente, que normalmente es un familiar próximo.

Bibliografía Recomendada: Hazif-Thomas, C. et al. (2013). Family caregivers of demented elderly people and access to medical care: Who gets worn out, why and what for?. Open Journal of Psychiatry.

Sánchez-Herrera, B y cols. (2013). Carga del cuidado de la enfermedad crónica no transmisible. Aquichan

Fuente Alzheimeruniversal.eu

 

alzheimerUn nivel levemente alto de glucosa en sangre deteriora las funciones cognitivas

Más que indicios, existe la certeza que altos niveles de azúcar en sangre derivan en obesidad y en enfermedades asociadas a ella. Pero, recientemente, investigadores científicos han deducido que, también, afecta la capacidad cognitiva de forma importante, elevando el riesgo de sufrir Alzheimer.

Ya no se trata sólo que sean diabéticos: con tener alta la glucosa en sangre, sin llegar a la diabetes, es suficiente para elevar el riesgo de padecer Alzheimer y otras enfermedades degenerativas cerebrales.

Berdjouhi Tsouroukdissian, médico cirujana, fue de las primeras en plantear el tema en Venezuela, en un trabajo escrito en Mirador Salud, (miradorsalud.com/site), publicación electrónica realizada por investigadores venezolanos.

En su trabajo, basado en un estudio de la Universidad de Washington en Estados Unidos, publicado en New England Journal of Medicine, Tsouroukdissian comenta que el trabajo de los científicos estadounidenses corrobora, por primera vez, que no sólo la diabetes es un factor de riesgo conocido para el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer, sino también la prediabetes.

Alzheimer

El estudio Adult Changes in Thought hizo seguimiento durante siete años, a 2.067 participantes con edad promedio de 76 años, de los cuales sólo 232 sufría diabetes tipo 2 y ninguno tenía demencia. Los hallazgos fueron “preocupantes”, al decir de Tsouroukdissian, pues “en la medida en que aumentaban los niveles de glucosa en sangre se incrementaba el riesgo de desarrollar demencia y viceversa”.

En síntesis, los participantes sin diabetes pero con un nivel prediabético de glucosa, de 115 mg/dl, tenían 18 % más riesgo de padecer demencia, en comparación con quienes tenían esos niveles en 100mg/dl. La condición de los diabéticos era peor: tenían 40 % más riesgo.

alzheimer (1)Aunque los investigadores de la Universidad de Washington fueron los primeros en demostrar esta asociación, un estudio del departamento de Neurología Cognitiva de la clínica alemana Neurocure y del hospital universitario Charité de Berlín, divulgado por la agencia Efe, detectó que las personas con altos niveles de azúcar en sangre sufren mayores problemas de memoria.

Los investigadores alemanes comprobaron lo mismo que sus colegas estadounidenses: a más azúcar en sangre, más problemas de memoria.

Además de tests cognitivos, a los pacientes se les sometió a pruebas de resonancia magnética. El resultado indicó que, mientras más alto era su nivel de glucosa, el hipocampo de los pacientes era más pequeño. La líder del estudio, Agnes Flöel, concluyó que la gente “podría conservar su capacidad de memoria en edad avanzada a través del descenso del nivel de azúcar sanguíneo”.

La explicación

¿Por qué los altos niveles de glucosa en sangre elevan el riesgo de sufrir problemas mentales? La respuesta podría estar en la forma como la resistencia a la insulina afecta las células del cerebro.

Berdjouhi Tsouroukdissian explica, en Mirador Salud, que durante el período en que se instala la prediabetes puede presentarse resistencia a la insulina, lo que obliga al páncreas a producir más insulina para normalizar los niveles de azúcar. No siempre lo logra, la glucosa aumenta y aparece la prediabetes y la diabetes tipo 2, que se asocia al sobrepeso.

“Estudios previos han demostrado que la insulina promueve la salud de las células del cerebro, su crecimiento, supervivencia, remodelación, plasticidad de las sinapsis (enlaces entre ellas), memoria y aprendizaje. Las alteraciones cualitativas y cuantitativas de esta hormona pueden afectar estas funciones”, explica.

alzheimer fases

Si no hay insulina, las células cerebrales no se benefician de estas funciones. Eso eleva, “de dos a tres veces” el riesgo de merma en las capacidades cognitivas. Tsouroukdissian apunta que “la resistencia a la insulina contribuye de modo independiente al deterioro cognitivo causado por la enfermedad de Alzheimer”. Lo mismo hace la enfermedad vascular, causada por la diabetes.

A cuidarse

Así que ya no es sólo la mala figura, la enfermedad cardíaca, la diabetes o las tantas otras enfermedades que genera el sobrepeso. También la capacidad mental se afecta con la obesidad. Quien quiera llegar lúcido a los setenta, ochenta o noventa, tiene que cuidar su nivel de azúcar en sangre.

Tsouroukdissian dice que sí es posible revertir el riesgo, aunque el Alzheimer sea consecuencia de múltiples factores. “Incorporar hábitos saludables y reducir los factores de riesgo podría prevenir o postergar el inicio del Alzheimer”, afirma.

Además de mantener una dieta baja en carbohidratos refinados y azúcares, sugiere hacer actividad física -que puede ser una caminata vigorosa de media hora cinco veces por semana-, reducir el estrés crónico; controlar hipertensión, colesterol y triglicéridos; no fumar y evitar el aislamiento social.

Fuente El Universal

 

alzheimerEl misterio del Alzheimer, un descubrimiento ignorado

¿Por qué un descubrimiento para paliar el Alzheimer ha sido ignorado por las grandes compañías farmacéuticas?

A pesar de los esfuerzos que han realizado la comunidad médica y la industria farmacéutica por frenar el deterioro de los pacientes o por encontrar una cura, todos los intentos parecen haber sido en vano.

Pero, ¿cuánto sabemos realmente de esta devastadora enfermedad?, ¿cuánto de todo lo que conocemos es fidedigno?

Este documental presenta por primera vez un completo grupo de estudios realizados en Canadá, Estados Unidos y Europa que arroja luz sobre la aparición de la enfermedad y sus posibles tratamientos, así como nuevas preguntas en torno a ello.

Aborda tratamientos de la enfermedad de Alzheimer con métodos inusuales. Como el que se puso en marcha en Lexington, Kentucky, a principios de los años 90, donde nació la idea de una investigación que se ha hecho famosa bajo el nombre de “El estudio de las monjas”.

(más…)

La incapacidad de aprender cosas nuevas, uno de los primeros síntomas del Alzheimer

La incapacidad de aprender cosas nuevas, uno de los primeros síntomas del Alzheimer

En la entrevista realizada a Pablo Martínez, coordinador del VIII Simposio Internacional “Avances en la enfermedad de Alzheimer” y Director Científico de la Unidad de Investigación del Proyecto Alzheimer (UIPA) nos explica que el diagnóstico precoz de esta enfermedad , es muy importante porque sabemos que cuando el Alzheimer se manifiesta clínicamente, el paciente puede llevar décadas con el proceso degenerativo en su cerebro y esto nos permitiría empezar el tratamiento preclínico, cuando la enfermedad ya existe pero no hay síntomas.

¿Cuáles son los primeros síntomas que deben hacernos acudir al médico? El olvido ocasional nos ocurre a todos y no tiene importancia, sin embargo la pérdida reiterada de memoria o la incapacidad para aprender cosas nuevas es la manifestación más frecuente de comienzo del Alzheimer.

Una vez diagnosticado, las terapias permiten aliviar el deterioro cognitivo y retrasar la evolución de la enfermedad, en los pacientes en los que estas medicinas son eficaces, se puede retrasar entre 6 meses a un año antes del momento evolutivo en el que estaría.

En los últimos años se ha estudiado la calidad de vida del paciente con demencia, en el VIII Simposio se presentó un estudio sobre determinantes de calidad de vida del paciente con resultados como la depresión y la capacidad funcionalidad, lo que nos permite actuar sobre los que tienen tratamiento y mejorar el día a día de los pacientes.

Fuente 

Un examen ocular, la clave para el diagnóstico temprano del Alzhéimer

Un examen ocular, la clave para el diagnóstico temprano del Alzhéimer

Un simple examen ocular, en el que se miden las capacidades de reacción de los sujetos ante estímulos visuales, podría poner fin a las dificultades actuales de los especialistas para diagnosticar la enfermedad de Alzhéimer en sus primeras fases de gestación.

Según un nuevo estudio publicado en la revista de la American Aging Association, las dificultades de los individuos a la hora de seguir el rastreo de una señal lumínica con la vista están relacionadas con la pérdida de memoria que produce el alzhéimer.

Los pacientes enfermos cometen un promedio de 10 errores visuales más que las personas sanas. Concretamente, tienen más dificultades a la hora de apartar rápidamente su mirada de los puntos de luz, al contrario que las personas sanas, que son capaces de hacerlo en un período de tiempo mucho más corto.

 Además, la clave para los investigadores está en que los enfermos son incapaces de corregir estos errores, aunque sean conscientes de ellos, lo que se vincula con una capacidad memorística y de reacción inferior.

La dificultad para corregir los errores de percepción visual está relacionada, según la conclusión del estudio, con las disfunciones en las conexiones neuronales, impidiendo así almacenar los datos de la situación espacial de los objetos o, en este caso, los reflejos de la luz.

Retraso del desarrollo de la enfermedad

El trabajo, que ha sido elaborado por investigadores de la Universidad de Lancaster en colaboración con la Teaching Hospitals NHS Foundation Trust, supone un gran paso adelante en la lucha contra la enfermedad.

Al diagnosticar el alzhéimer antes de que se encuentre en una fase de desarrollo avanzada, permite retrasar la aparición de los síntomas más duros y destructivos para la salud del paciente, que son los que acompañan en los momentos más avanzados de la enfermedad.

Fuente y más información 

Página siguiente »