alergiasAunque son dos afecciones distintas, el asma y las alergias están íntimamente relacionadas, hasta el punto de que las personas alérgicas son más propensas a padecer de asma. Aquellos que sufren de ambas deberán conocer muy bien qué alérgenos les afectan para poder evitarlos, o tratar de paliar sus efectos.

Según un informe elaborado por la World Allergy Organisation (WAO) en 2006, el conjunto de enfermedades alérgicas representa la causa más común de enfermedad crónica en países desarrollados, mientras aumenta su incidencia en países en desarrollo.

La WAO estima que el 30-40% de la población mundial sufrirá como mínimo un episodio alérgico a lo largo de su vida, ya que los factores ambientales (además de los genéticos) son determinantes en el desarrollo de esta patología.

Cuando hablamos de reacción alérgica, en realidad nos estamos refiriendo a un proceso hipersensible por el cual una persona reconoce como extraña una sustancia (alérgeno) normalmente inocua para la mayoría de la población. Dicha sustancia provoca en la persona afectada una reacción específica y desproporcionada del sistema inmunitario, generando síntomas de muy diversa índole en el organismo.

(más…)

Niños Alérgicos a la leche de vaca

Niños Alérgicos a la leche de vaca

Se estima que la alergia a alimentos afecta a una gran cantidad de niños como a adultos.

La alergia a las proteínas que contiene la leche de vaca es la alergia alimentaria más frecuente y se presenta en especial en niños y sobre todo en los lactantes menores de dos años de edad.

Puede presentarse desde los primeros meses de vida y su ocurrencia implica un contacto previo del niño afectado con proteínas de la leche de vaca (paso de proteínas de la leche de vaca consumida por la madre al hijo por vía intrauterina, a través de la leche materna o por supuesto, ingesta directa de leche de vaca por parte del paciente).

Por ello, lleva a reacciones alérgicas, pueden ser inmediatas y presentarse dentro de minutos después de la ingesta, podría manifestarse con ronchas en la piel, dificultad respiratoria, aumento de volumen de los labios, lengua, región glótica con dificultad para tragar, e incluso shock anafiláctico, taquicardia y baja de la presión arterial.

Otro grupo de pacientes alérgicos a leche de vaca presentan síntomas más retardados, que se presentan después de períodos más prolongados de ingesta de leche, y las manifestaciones son básicamente cutáneas y digestivas como comienzo de Dermatitis atópicas, inflamación de distintas partes del tubo digestivo, con distintos síntomas según el área afectada: rechazo alimentario, llanto incontrolable, dificultad para tragar y vómitos de la leche ingerida, dolor abdominal (cólicos), diarrea, a veces con presencia de sangre, o incluso, cuadros de estitiquez, lo que por supuesto puede comprometer el desarrollo y aumento de peso esperado por edad.

Es importante que cada uno de estos pacientes tenga un estudio alergológico especializado.

El especialista deberá certificar, a través de pruebas cutáneas, cual es la mejor alternativa para los niños que probadamente tengan una alergia a proteínas de la leche de vaca, además, cerciorarse acerca de la aparición de alergia a otros alimentos, que pueda eventualmente empeorar el cuadro clínico.