ajo antes y despuesDe acuerdo a un nuevo estudio publicado en Journal of Agricultural and Food Chemistry, el consumo de cabezas de ajo “germinados” – viejas cabezas de ajo con brillantes brotes verdes que emergen de los dientes – que se consideran como anticuadas y que, generalmente terminan en la basura, presentan una mayor cualidad antioxidante saludable para el corazón que los ajos más frescos.

Para reducir los niveles de colesterol, presión arterial y el riesgo de enfermedades cardíacas, se promociona el consumo de ajo o sus suplementos. Se estima además que el ajo estimula el sistema inmunológico y ayuda a combatir el cáncer.

Pero los beneficios mencionados anteriormente provienen solamente por el consumo de ajo fresco y crudo.

Científicos coreanos estudiaron el ajo germinado para determinar sí por la germinación del mismo, estimula la producción de diferentes fitoquímicos para mejorar la salud.

Los investigadores concluyeron que el ajo germinado por cinco días presentó una mayor actividad antioxidante que los ajos más frescos y los que tienen dientes más pequeños.

ajo1

A su vez, los ajos germinados presentaron diferentes metabolitos, lo que sugiere que también hace que las sustancias sean diferentes.

 E incluso, extractos de este ajo posibilitan que las células estén protegidas en una fuente de laboratorio de ciertos tipos de daños. “Por tanto, la germinación puede ser un medio útil para mejorar el potencial antioxidante del ajo”, agregaron los científicos.

Además, la presente investigación ha demostrado que el ajo puede ser un poderoso aliado en la prevención de enfermedades transmitidas por alimentos. Se estima que el ajo es 100 veces más efectivo que dos populares antibióticos en la lucha contra la bacteria Campylobacter, la fuente más común de enfermedades transmitidas por alimentos en Estados Unidos.

Fuente

 

ajoEntre los muchos beneficios asociados con el consumo de ajo, una investigación realizada recientemente en Inglaterra sugiere que comerlo crudo puede prevenir el desarrollo de cáncer de pulmón.

Cerca de 40 mil personas en Inglaterra y Gales son diagnosticadas con cáncer de pulmón cada año, que es la forma más letal de esta enfermedad.

Fumar causa por lo menos 80% de los casos de cáncer y menos de una persona por cada 10, viven después de 5 años de la diagnosis.

El ajo ha sido utilizado durante miles de años para reducir males, desde parásitos estomacales hasta impotencia, y se ha demostrado que disminuye el riesgo de enfermedades cardiacas y paros.

La popular hierba también ha sido vinculada con la disminución del cáncer de estómago y de colon, y un estudio de la Universidad de Australia de Sur sugirió que podría reducir el riesgo de tumores de intestino.

Estudios previos también han sugerido que el ajo puede proteger a los pulmones contra varias condiciones.

ajo1

En la última investigación, científicos del Jiangsu Provincial Centre for Disease Control and Prevention, compararon 1, 424 pacientes con cáncer de pulmón con 4,500 adultos sanos.

Cada uno de los voluntarios fue encuestado para revelar sus hábitos y estilo de vida, incluyendo con qué tanta frecuencia comían ajo y cuánto fumaban.

Los resultados, publicados en línea en el Journal Cancer Prevention Research, mostraron que aquellos que comían ajo, por lo menos dos veces a la semana, eran significativamente menos propensos al cáncer de pulmón, incluso si fumaban o estaban expuestos a otros tipos de humo.

Todavía no está claro si el ajo cocido tiene los mismos efectos curativos.

Fuente