Instaurar el equilibrio en la ingesta de grasas (ácidos grasos omega-3 y ácidos grasos del grupo omega-6 en una proporción de 1:1) es el primer paso para detener la inflamación invisible, pero si se ha seguido una dieta incorrecta durante mucho tiempo puede ser necesario buscar la ayuda de plantas medicinales y nutrientes con efecto antiinflamatorio.

arnica_montana

• Cardo mariano (Silybum marianum). Un estudio ha hallado que el extracto antioxidante del cardo mariano inhibe la formación de COX-2 (enzima ciclooxigenasa).

Este efecto de la silimarina (un compuesto principalmente presente en las semillas) explica en parte porque la planta inhibe en laboratorio el crecimiento de los cáncer de próstata, pecho y piel. La dosis recomendada es de 100-200 mg diarios.

• Jengibre (Zingiber officinale). Con una larga historia de remedio popular en oriente, este condimento y planta medicinal a la vez es capaz de inhibir la COX-2 y otro compuesto proinflamatorio, la 5-lipoxigenasa.

El jengibre contiene unos 500 compuestos, muchos de los cuales resultan antiinflamatorios. La dosis diaria recomendada es de 200 mg de extracto en dos o tres tomas o 10 g de raíz fresca en decocción (3 g aproximadamente por taza, tres al día).

Recupera-tu-cabello-con-jengibre-2

• Romero (Rosmarinus officinalis). Esta planta aromática es rica en ácido ursólico y muchos de sus derivados. Experimentos realizados por investigadores suecos han hallado que el extracto de romero era un potente inhibidor de la actividad de la enzima COX-2.

La cantidad recomendada es 100 mg de extracto seco al día.

• Curcumina. El pigmento natural que da color a la cúrcuma (Curcuma longa) es también un potente antioxidante. Un estudio reciente realizado en la Universidad de Cornell (Nueva York, Estados Unidos) descubrió que la curcumina bloqueaba la acción de la COX-2.

Los autores de la investigación concluyeron que esta propiedad podría explicar el efecto anticáncer, ya conocido, de la planta. La dosis óptima es de 3 mg diarios.

• Uña de gato (Uncaria tormentosa). Esta planta procedente del Perú tiene una larga historia como remedio para la artritis reumatoide. Estudios recientes han demostrado que la planta reduce la inflamación bloqueando la actividad del “factor de transcripción nuclear kappa B (NF-kB)”.

Se puede tomar entre 50 y 100 gotas de tintura al día o tres o cuatro tazas de una decocción de 20 minutos.

Deje su comentario

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.