El consumo de soja durante la infancia puede evitar la aparición de un cáncer de mama en el futuro. Un hecho que explica por qué Asia y África concentran la incidencia más baja de este tipo de cáncer frente a Europa y Estados Unidos y es que, de cada mujer asiática que padece esta enfermedad en Europa se diagnostican tres nuevos casos.

MADRID SALUD ESPAÑA EUROPA
FLICKR/ONABLUEEYES