Una muestra mas de como ser vegetariano, da como resultado una vida mas saludable y con mas años de vida activa.

En pocas décadas los centenarios del mundo han pasado de ser un grupo excepcional a una familia numerosa.

En España son más de 10.000, la mayoría mujeres; todavía lejos de los 40.000 de Japón, el país donde más se vive seguido por Francia.

foto048

Investigadores de todo el planeta intentan descubrir los secretos de los centenarios en diversas culturas. Quieren comprender por qué estos hombres y mujeres, que desafían los límites de la vida, han logrado superar los cien años. Y especialmente, una vez que lo han conseguido, intentan despejar otra incógnita:

¿Estamos preparados para vivir más allá de una tercera edad?

Documentos TV emite “El misterio de los centenarios”, una producción francesa que recoge algunas de estas investigaciones y el testimonio de algunos de ellos.

Okinawa, la isla de los inmortales

En la isla de Okinawa se reúnen un buen número de los 40.000 centenarios con que cuenta Japón. Allí se aplica la filosofía del Hara Hachi Bu. Un precepto de origen confuciano que significa “come despacio hasta llenar el estómago al ochenta por ciento y después, para”.

alimentos-vegetarianos

Hana Shan tiene 101 años y durante su larga existencia siempre llevó consigo esta condición especial de vida, a la que le añadió una alimentación pobre en radicales libres, que tienen un gran impacto en la longevidad.

Los investigadores constatan en “El misterio de los centenarios”, que tanto alimentación como genética son factores determinantes para conseguir una larga y buena vida y en Japón explica el dato de algunos demógrafos, quienes calculan que para 2050, los centenarios podrían llegar a ser un millón.

Centenarios en Cerdeña

Giussepe lleva 105 años en Vila Grande, el pueblo que ostenta el récord de longevidad de Cerdeña y probablemente de Europa. Es uno de los 200 centenarios de la isla y todos ellos han sido pastores. La tradición de alcanzar edades centenarias en Cerdeña, se remonta a hace algunos siglos.

Los expertos estudian la posible predisposición natural, que establece la base hereditaria de la longevidad.