La causa de un desequilibro reside en un déficit o un exceso de energía, según los métodos tradicionales tibetanos.

La causa de un desequilibro reside en un déficit o un exceso de energía, según los métodos tradicionales tibetanos.