Beneficios del Tai chi en los niños

Beneficios del Tai chi en los niños

Son cada vez más los padres que buscan alternativas para sus hijos.

El tai chi, el yoga, el Reiki, la música, la expresión corporal, la pintura y tantas otras disciplinas se presentan hoy día como alternativas a las actividades extra-escolares habituales (deportes e idiomas).

Así estudios recientes indican que alrededor del 30 por ciento de los niños sanos y hasta un 50 por ciento de los niños con enfermedades crónicas están utilizando dichas terapias.

La investigación muestra que los adolescentes atraviesan por una gran cantidad de estrés, poniéndolos en riesgo ante la depresión, así éste tipo de terapias o técnicas orientales de cuerpo-mente, tales como el Tai Chi, ayudan a reducir el riesgo a los estados emocionales de depresión y ansiedad.

Por lo tanto , el Tai chi ó incluso el yoga ayudan a disminuir la presión arterial y la actividad simpática en los niños, brindándoles una sensación de relajación y calma.

El cuerpo físico es nuestra forma de energía más concentrada, la materia más densa .

Ponerla a punto constituye el primer paso en el desarrollo de la práctica del Tai chi . El cuerpo físico sostiene al cuerpo energético y al psíquico, es nuestra raíz, desde donde escuchamos, contactamos, sentimos y nos relacionamos con los otros.

La razón principal de la popularidad del tai chi es su su capacidad demostrada para mejorar la salud. Ayuda a la relajación, ya que el uso de los músculos se reduce al mínimo.

Centran su atención en la canalización de la energía que tiene la persona a través de tendones y huesos.

Los efectos beneficiosos y saludables del Tai Chi, se deben a las características propias de sus movimientos suaves, lentos y armónicos, que producen un masaje interno de articulaciones y tendones, así como al alto grado de concentración que su práctica requiere.

Los movimientos están dirigidos a mejorar distintos aspectos de la salud y autodesarrollo personal de los niños :

*Respiración, visualización, concentración: la respiración abdominal relaja el cuerpo, mejora el flujo de energía y oxígeno en las células. Los niños en general visualizan la energía mas fácilmente que los adultos, sintiendo su movimiento, color y temperatura rápidamente.

* Flexibilidad: cuando los niños logran sentirse sin limitaciones de movilidad, los movimientos se vuelven suaves y se van soltando las distintas tensiones en el cuerpo. Concentrarse en “soltar” ayuda a relajarse y a estar focalizados.

* Tono muscular: algunos movimientos son vigorosos, requieren coordinación y concentración. Se trabaja mucho con las piernas y los brazos, fortaleciendo los músculos internos especialmente y nervios.

* Equilibrio y calma: el equilibrio está muy relacionado con la capacidad de concentración. Mirar a un punto fijo ayuda a mantener el equilibrio y la quietud necesaria en el cuerpo. Concentrarse en enraizarse implica una gran diferencia en la calidad del movimiento.

Deje su comentario

Usted debe estar conectado para publicar un comentario.