Hoy en día, la mala alimentación y el sedentarismo son los principales factores de riesgo para la salud del corazón, unos factores que están aumentando la tasa de personas con algún riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular.

Con riesgos genéticos es más difícil evitar los problemas del corazón; no obstante, en la mayoría de los casos se ha demostrado que llevar una dieta sana y equilibrada y un estilo de vida saludable es una de las mejores formas de prevención.

Como los demás órganos de nuestro cuerpo, el corazón requiere de algunos nutrientes esenciales para funcionar de forma normal. Algunos de ellos que deberían incorporarse a la dieta son los ácidos grasos , también conocidos como “grasas buenas” entre los que se encuentra el omega 3.

(más…)