Algunos piensan que estar bien alimentado consiste en llenar el estómago con alimentos de cierta calidad. Sin embargo, no es lo mismo estar bien alimentado que estar bien nutrido.

Foto-ensalada

La alimentación es un acto consciente: vas al supermercado, eliges los alimentos, los preparas de un modo determinado y luego los masticas y los tragas. Pero una vez que llegan a tu estómago empiezan a suceder una serie de procesos relacionados con ellos que ya no dependen de ti.

Esa es la parte inconsciente, y es la que tiene que ver con la nutrición.

Estar bien nutrido significa que a tus células van a llegar en perfecto estado los nutrientes que contienen los alimentos. Y eso sólo sucederá si se cumplen toda una serie de premisas.

Algunas de ellas son:

Masticar muy bien la comida.
Combinar adecuadamente los alimentos.

No añadir vinagre a lo que comes.
Evitar el postre.

No ponerse de lado o completamente tumbado si uno va a hacer la siesta.

Si no tienes en cuenta estas y otras premisas, es muy probable que tus digestiones no se hagan adecuadamente (lo cual, no necesariamente ha de notarse), y eso tendrá un efecto inevitable: que los nutrientes se degradarán hasta convertirse en toxinas.

Jugoterapia-consumir-jugos-para-estar-mas-sanos-2

Pero claro, tus células no quieren toxinas, quieren nutrientes; y de la mejor calidad posible. Porque son ellos los que les van a permitir mantenerse en perfecto estado, regenerarse y poder llevar a cabo normalmente todas sus funciones.

Tengamos en cuenta que las células conforman tejidos, los tejidos órganos, los órganos aparatos, y los aparatos el organismo.

Según esta lógica, si las células están dañadas o deterioradas por un exceso de toxinas, todo lo que esté construido a partir de ellas se verá igualmente afectado.

Lo anteriormente citado posee una importancia capital en la vida del ser humano, porque de este análisis se desprende una conclusión: cuantas menos toxinas haya en tu organismo tanto más sano y joven te mantendrás.

Así de simple.

ninos

Y hablando de juventud, en mi opinión, no es algo que tenga que ver con la edad. Es un estado del ser. Es una forma de sentir y de actuar en la vida (de un modo fresco, abierto, creativo, renovador, entusiasta y amoroso).

Una condición de gran salud, equilibrio y vitalidad que impregna el cuerpo, y que te hace sentirte de maravilla dentro de él.

Sobre el Autor

Carlos Lacomba Verdés , educador para la alimentación, la salud y el bienestar; especializado en el origen emocional de las enfermedades y en desarrollo personal .

Contacto : contacto@saliment.es

www.saliment.es

Deje su comentario

He leído y acepto la Cláusula de Consentimiento*