Los pickles o fermentos son encurtidos o verduras fermentadas con un poderoso efecto desintoxicante y nutritivo. Contienen la tan preciada vitamina C y en la cocina puedes utilizarlos con sushi vegetal, en ensaladas, como acompañamiento de hamburguesas y frankfurts veganos…

alimentos-fermentados1

Son perfectos para acompañar comidas ya que mejoran notablemente nuestra digestión, eliminan gases y estimulan el funcionamiento de la vesícula biliar, órgano que se encarga de la gestión, digestión y metabolización de las grasas por medio de la secreción de bilis, a la vez que tonifican y nutren el resto de funciones hepáticas.

También favorecen la concentración, despiertan al organismo y ralentizan el ritmo del páncreas, contribuyendo de este modo a mantener el índice glucémico estable, por lo que son útiles cuando queremos estar despiertos durante largo tiempo.

(más…)

 

Uno de los reclamos publicitarios más utilizados en la venta de los lácteos son los “bifidus activos” y “lactobacilus”, que se encuentran aparentemente en yogures y similares, pero que por contrapartida llevan la carga de la caseína (fuerte proteína animal de la leche) y la lactosa (azúcar simple de los lácteos), elementos estos desmineralizantes que se acumulan intoxicando el organismo.

pickles

Sin embargo, el consumo de encurtidos ha sido utilizado desde tiempos inmemoriales, en las diferentes tradiciones culturales, como una forma de conservación de las verduras y una fuente de probióticos (microorganismos vivos con efectos orgánicos saludables).

Los encurtidos son verduras fermentadas que al ser consumidas habitualmente mejoran la nutrición, el equilibrio de la mucosa y la flora intestinal.

Tienen una acción desintoxicante, favorecen la digestión, ayudan a evitar gases, preparan la vesícula biliar para la digestión de las grasas, pues estimulan la producción de bilis, refuerzan la inmunidad y tienen un aporte elevado de vitamina C, ácido fólico, ácido láctico y enzimas digestivas.

Consumir encurtidos activa el metabolismo, estimula el apetito, ayuda a combatir el estreñimiento y la diarrea, las flatulencias o la hinchazón abdominal, neutraliza el deseo de tomar azúcar o alimentos dulces entre comidas.

(más…)

 

Las antiguas civilizaciones desde tiempos inmemoriales utilizaron la naturaleza y los alimentos como medicina. Al considerar un alimento como posible medicación, se consideraba la totalidad del producto y en lugar de tratar de llegar al todo estudiando sus partes fragmentadas, los sabios sanadores orientales vieron este modo como una manifestación del movimiento, o de energía que llamaron “Ki”.

título3

Para “Ki” no existe una traducción occidental literal, pero una traducción aproximada, podría ser carga electromagnética o vibración, en China se llama “Chi”, en India “Shakti” y en los escritos bíblicos se le denomina “Anima o Maná”. Y así los sabios trataron de determinar qué clase de Ki contiene un alimento y qué clase de energía Ki se crea en nuestro cuerpo cuando lo consumimos.

(más…)

 

Si nuestra comida diaria está basada en azúcares simples, cereales refinados, bebidas azucaradas y gaseosas, un exceso de fruta, fruta tropical, sal refinada, lácteos, incluyendo todo tipo de quesos que provengan de animales mamíferos, aceite crudo, margarinas, grasas hidrogenadas, alimentos congelados, verduras solanáceas, alimentos de origen animal (carnes rojas, embutidos, jamón, aves, huevos), estimulantes, químicos, conservantes, bebidas frías, azucaradas, helados, así como un exceso de agua y líquidos, nuestro organismo pierde su equilibrio interno.

cesta-compra_web

Como el cuerpo, constantemente, busca el equilibrio con el medio ambiente, si el exceso producido por este tipo de alimentos es superfluo, se elimina de forma natural, pero si excede la capacidad de eliminación del cuerpo, este exceso se acumula y, desde la visión Oriental, puede dar lugar a enfermedades comunes, degenerativas y ser el comienzo orgánico del cáncer.

(más…)